Charla en el Pont del Dragó

El día que recibí el correo de Anna Lacambra invitándome a dar una charla en los "Jocs florals" (certamen literario) me quedé realmente sorprendida. El centro Pont del Dragó celebraba su 30 aniversario y nos invitaban, como antiguas alumnas, a Jessi y a mí. Solo hacía una semana que mi amiga Chelo me pilló leyendo una biografía de la pintora Frida Kahlo. Normalmente, cuando leo algo sobre Frida Kahlo o Federico García Lorca es por la necesidad de encontrarme. Algo místico me une a estas dos personas de piel morena y corazón de león y existe una energía poderosa que, aunque no quiera, me arrastra a ellos. Tal y como iba contando, cuando Chelo me vio pasar las páginas del libro me comentó que tendría que ponerme en contacto con Carmen (ella fue monitora del Pont del Dragó y la primera persona que me habló de Frida) para explicarle qué había representado la pintora en mi vida. Por eso quedé asombrada cuando me llegó el mensaje de Anna (hacía más de veinte años que me había desvinculado del centro) ya estoy acostumbrada a las extrañas conexiones que mi amiga y yo mantenemos, pero esta vez me pilló fuera de juego. Aunque Chelo no se percate, su carácter es de antigua chaman, no obstante, su alma está enfundada en un cuerpo esbelto, de chica de ciudad. Siempre va acompañada de un gran bolso en el que salvaguarda las vidas de aquellos que requieren de su ayuda y atención. Es una mujer muy especial por eso aparte de ser mi amiga también es mi consejera.

 

Pues a lo que íbamos, Anna me explicó que, junto a Jessy (otra alumna del Pont del Dragó), tendría que explicar qué me había aportado el haber asistido al centro y qué representaba la literatura en mi vida. Como ya podéis imaginar, acepté la invitación con gran emoción.

 

El 21 de abril, con mis dos libros debajo del brazo, nos presentamos Chelo y yo en la biblioteca de La Sagrera - Marina Clotet con unas enormes ganas de participar en los "Jocs Florals". Nada más entrar en el gran local, volví a ver las caras de los profesores que creía tener olvidadas, aunque en la época en la que asistí a Pont del Dragó fui muy feliz y guardo muy buenos recuerdos. Todavía tenía la inocencia de la juventud y me faltaba mucha experiencia para formarme como adulta pero sabía que ese lugar me dejaría una huella inolvidable en mi trayectoria.

 

La charla fue un coloquio muy ameno entre Jessi y yo. Anna era tan cercana y entrañable que incluso dudé de haberla conocido antes. Ella nos entrevistaba a las dos y nosotras le dábamos nuestros puntos de vista que terminaron por ser muy similares. Tengo que decir que Jessi va acompañada de su silla de ruedas igual que yo. Deduje que era una mujer luchadora, valiente e inteligente. Estaba estudiando un grado de filología y su vocabulario me pareció culto y brillante.

Durante la hora que duró la charla, leyeron un fragmento de un texto antiguo que había escrito estando en el Pont del Dragó y que tenía olvidado. ¡Ay, qué emoción! Me sentí orgullosa de que todavía tuviesen aquel pequeño texto guardado después de tantos años. También se leyó un fragmento de mi libro "El sueño en la V"; me hizo muy feliz.

 

Para finalizar quiero dar las gracias a Anna Lacambra y a los profesionales de Pont de Dragó por brindarme esta oportunidad única y tan mágica. A Jessi por ser mi compañera durante una hora. A Chelo por acompañarme ese día y por adivinarme el futuro.

 

¡Ah, por poco se me olvida!

 

Aquella mañana, entre emoción y emoción conté mi pasión por Frida, un hecho muy importante durante mi estancia al centro. Mil veces he escrito sobre la influencia que Frida ha ejercido en mí y no voy a repetirme, pero aquel día dije que Carmen fue una pieza imprescindible en mi pasión por la artista. Ella no asistió a la charla, pero como sabéis que la vida es cíclica, Carmen se puso en contacto conmigo y de nuevo volvemos a tener la oportunidad de conversar virtualmente. Y como en los viejos tiempos, me ha recomendado otra de las mujeres célebres que tenemos en la historia y que posiblemente, en algún momento, me ayude como Frida lo sigue haciendo.

 

Pili Egea

Fotos: Pont del Dragó

18403205_1323839210997472_43831241992179