fem un museu.jpeg

Borrar etiquetas para trazar y unir fronteras.

“Fem un Museu” es un proyecto de inclusión social que acerca el arte a uno de los colectivos más sensibles de nuestra sociedad. Fue gestado en el año 2008 desde Museus Sant Cugat, concretamente surgió del corazón de Helena Minuesa, hada madrina de este mágico proyecto y técnica de cultura responsable del servicio pedagógico de Museus de Sant Cugat, que luchó para conseguir que el arte fuese inclusivo y accesible. Los conceptos de incluir y de compartir han sido los grandes pilares para que “Fem un Museu” sea un proyecto único y fantástico. 

 

Lo que empezó como un proyecto chiquito, que Helena emprendió en el centro ocupacional “Edda de Carli”, “Fem un Museu” fue creciendo y creciendo hasta transformarse en un proyecto emblemático y consolidado en Sant Cugat. Muy pocos años después, la actividad de “Fem un Museu” se desplazó a las instalaciones del propio “Museus Sant Cugat”, agrandando su abanico al acoger a personas de distintos centros especiales y artistas locales. Así fue, como año tras año, este proyecto ha ido derribando muros, acercando un símbolo tan elitista como puede ser el mundo del arte para conectar con el colectivo de diversidad funcional. La función de los artistas locales es compartir y acompañar las diferentes disciplinas para crear obras comunes. Ante todo, “Fem un Museu” pone relevancia en la igualdad y convivencia en nuestra sociedad. Los afortunados que hemos podido disfrutar de las ediciones del proyecto sabemos que es un espacio donde se emparejan capacidades y sentimientos.

 

La dinámica consiste en formar binomios entre una persona con diversidad funcional y un artista local para crear una obra única, pero con el objetivo común que se propone. Se tiene en cuenta que en cada edición se trabaje una disciplina artística distinta. Nos han unido la pintura, la escultura, la literatura, la fotografía, el cine, la música…En la edición de este año se vuelve a trabajar en la fotografía artística. Las obras nacen de la valentía y las sonrisas de los participantes y ven la luz en una exposición conjunta que Museus Sant Cugat ofrece en sus instalaciones. Con ello, se logra visibilizar la diversidad funcional  y sus facultades artísticas, al mismo tiempo que se difunde el trabajo de los artistas voluntarios. El arte tiene la pócima mágica de borrar etiquetas para trazar y unir fronteras.

 

Participé en las dos primeras ediciones, pero mi actividad literaria surgió a partir del año 2014 con mi primer libro “El sueño en la V” que contiene las ilustraciones pictóricas y sobre todo la sensibilidad exquisita de todos los artistas. Dos años más tarde, se editó mi segundo libro Les aventures de la Rodas, un recogido de doce cuentos infantiles inspirados en las obras escultóricas de mis compañeros. Fueron dos sueños hechos realidad… ¡Y, además, creados colectivamente por los artistas de “Fem un Museu” a los que debo de agradecer tanto!

Muchos han pasado por nuestra familia: fotógrafos, cámaras, directores artísticos, músicos, artistas plásticos o aquellos que pasean detrás de un arcoíris tan radiante como lo fueron ellos. Todos, ¡absolutamente todos! han dejado una huella imposible de borrar en nuestra familia de “Fem un Museu”! 

 

Pero la huella más profunda y grande, sin duda, la dejará el hada madrina y creadora de este bello proyecto. Sus inquietas alas la guían hacia otro rumbo profesional donde se le abrirán mil caminos por descubrir. Le deseamos que esas alas tan bonitas le acompañen en todos los sueños por estrenar.

 

Fem un Museu es arte.
Fem un Museu es compartir.
Fem un Museu es inspiración.
Fem un Museu es conexión. 
Fem un Museu es derribar muros.
Fem un Museu es Helena.

18403205_1323839210997472_43831241992179