Introducción:

El oficio de artista quizás sea uno de los más antiguos de la humanidad. Aunque el artista como tal, como persona de inquietudes creativas, hizo su aparición muchos miles de años después que el hombre habitara la Tierra. Pero es sabido que en la prehistoria, los hombres realizaban pinturas rupestres como un rito - mágico religioso para atraer la caza o como ceremonia.  A continuación citaré un fragmento de Gombrich: "Tal vez no sea bella, pero no es eso lo que se propone; está destinada a una ceremonia en la que los jóvenes del poblado se disfrazan de espíritus y asustan a mujeres y niños. Pese a lo fantástica o repulsiva que pueda parecernos, hay algo convincente en el modo en que el artista  ha sabido obtener este rostro a partir de unas formas geométricas".[1]

La palabra arte no implica solo a la belleza  y la ostentación, va más lejos; su significado es más profundo. El arte ha ido evolucionando a través de los siglos; yendo de la mano con las diferentes etapas. Mucho ha cambiado desde las pinturas rupestres hasta el diseño gráfico por ordenador, pero lo que nunca cambiará es su perpetua mirada del mundo y de su historia. Por medio del arte conocemos y entendemos mejor la sociedad con sus leyes y estructuras etc.

 

El hombre con sus actitudes, su época y la cultura:

Como ya he dicho en la introducción, el arte ha evolucionado con los tiempos. Pero si vamos más allá, el arte es espejo de una época, de un movimiento cultural, religioso y de las inquietudes personales del artista. Algo parecido cita Huyghe en El arte, su naturaleza y su historia, "Darse cuenta de ello no autoriza un error demasiado común: la confusión del arte y de la historia. Decir que el estudio del arte y de la historia, decir que el estudio del arte y sus transformaciones son inseparables del estudio del hombre no implica de ningún modo que la historia del arte sea una simple dependencia de la historia general. Muchos pensadores han sucumbido a esta tentación demasiado fácil"[2].

Todo lo que le rodea al artista le condiciona a su creación. Las pinturas de Diego Velázquez y Egon Schiele son aparentemente diferentes, pero uno de los temas en el cual trabajaban los dos pintores, era prácticamente el mismo: mujeres posando. El ejemplo del retrato de Venus del espejo, datado en 1650, nos muestra a una coqueta mujer renacentista admirando tímidamente sus curvas desnudas. Diego Velázquez (1599-1660),  pintor de la corte de Felipe IV, pintaba cuadros con ricos escenarios.  Pese a que la dos figuras aparecen sin vestir (mujer y ángel), en el cuadro se ve un escenario con espléndidos  ropajes, con todo el lujo real que en aquella época se requería.

Las modelos de Egon Schiele (1890-1918) se muestran ante el artista con descaro. En la obra Mujer con la pierna encogida (1917), el pintor exhibe a una mujer en una postura provocativa. Al contrario que en la Venus de Velázquez, en la que ésta aparece en postura tímida, las modelos del artista austríaco se exhiben de forma sugerente o incluso, en algunas obras, hasta pornográficas.

Con estos dos ejemplos he querido explicar que el hombre se adapta a su época, a su estatus social, etc… Así como la educación que reciba.

Otra cosas que el hombre puede reflejar en sus obras son sus inquietudes íntimas o dolencias psíquicas o físicas. Otro ejemplo es el de la escultora francesa Camille Claudel (1864-1943), que en su última etapa artística y aquejada por crisis nerviosas, se refugió en la escultura. De esa época final creativa, son sus obras más desgarradoras.

Frida Kahlo (México, 1907-1954) se inició en la pintura tras sufrir un accidente de tranvía. A causa de ello, quedó imposibilitada en la cama un año entero y tuvo graves secuelas de por vida. La pintura le sirvió como refugio a sus dolencias. En muchos de sus cuadros lo refleja con imágenes tremendas de sus dolores y angustias.

Con estos dos ejemplos, he intentado explicar que unas actitudes, unas vivencias y unas inquietudes pueden influir en la obra de un artista.

 

La evolución de las formas y el hombre.

¿Sería posible el arte sin historia?

 

"La obra de arte se sumerge en la movilidad del tiempo y pertenece a la eternidad. Es algo particular, local individual y, a la vez, un testimonio de universalidad. Pero es también algo que supera todas sus aceptaciones y, sirviendo para ilustrar la historia, el hombre y el propio mundo, es creadora del hombre, del mundo y de un orden en la historia que no puede reducirse a ninguna otra cosa" [3]. Estoy de acuerdo con este fragmento, el arte evoluciona con los años, siglos, milenios... Son los eternos novios que caminan de la mano. Y el uno es el reflejo permanente del otro. Gracias al arte, el hombre de hoy en día puede conocer costumbres, acontecimientos históricos… de otras épocas.

El origen de las formas

 

El origen de las formas nace en el momento en el hombre-artista imprime su mirada en el entorno que le rodea. Huyghe en su  introducción de El arte, su naturaleza y su historia lo explica así: "Hay ante todo en las formas inventadas por el hombre una fuente abstracta"[4]. Son las formas que se crean en los pensamientos personales del artista, aunque la base siempre sale a partir de figuras reales.

Huyghe comenta en unas líneas más abajo "también desde los orígenes, surgió el arte realista, al principio animalista esencialmente. Es lo que se podría llamar fuente figurativa: muy pronto sugerirá la representación del bisonte o del mamut y hasta del ser humano. Con la habilidad y la experiencia crecientes de los hombres se ha convertido en una de las ramas esenciales del arte, que poco a poco la ha llevado a rivalizar con todos los espectáculos del universo visible"[5]. Y es que desde el principio de los tiempos, el hombre ha tenido la necesidad de reflejar todo lo que le rodea. De esa manera, el arte se transforma en una herramienta de comunicación perdurable  para contar la historia. "En él, lo «manual», lo «visual» y lo «mental» se transforman sin cesar. Lo «manual» evoluciona con las condiciones técnicas; lo «visual», con la transformación de apariencia que las generaciones sucesivas imprime al marco de la vida. Pero es lo «mental» lo que más se renueva, en una marcha incesante que es la misma de la humanidad. Pues lo que más se modifica es la idea que los hombres se forman de la realidad y las explicaciones que dan de ella".[6]

El arte, al igual que el ser humano, es evolutivo y adaptable a los tiempos.

Lo que comporta llamarse "Obra de Arte".

Si me lo permitís, me daré la licencia de abrir este capítulo explicando una experiencia personal que tiene que ver mucho con el capítulo que a continuación desarrollaré. Desde muy joven escribo cuentos: es mi pasión. Es una necesidad vital en mi vida. Me he formado con varios cursos de escritura creativa y gracias a ello, he podido llegar a una conclusión: todo tipo de arte tiene, más o menos, la misma base. Lo que cambia, claro está, son los materiales para poder realizar la obra. A continuación os haré una pequeña enumeración de lo que le hace falta a una obra de arte para llamarse "Obra de Arte".

Las ideas: Depende de las vivencias, forma de pensar, de sentir, etc. de cada artista. También influye la época que le rodea, lugar y posición social. Generalmente, las ideas que uno transmite  en una obra viene de  la necesidad de comunicar lo que guarda en su interior.

El objeto y el ojo: Para poder crear, primero hay que observar el entorno que nos rodea. Desde  tiempos  inmemoriales el hombre crea lo que ha visto, aunque el producto final esté distorsionado de la realidad que ha observado.

La realidad y la fantasía personal: Huyghe explica cuales son los ingredientes de una obra de arte: "Se podría decir que está hecha por el encuentro de tres participantes: el mundo de la realidad visible, de donde parte y del que toma sus materiales, cualquiera que sea la transformación que les impone; el mundo de la plástica, es decir de las necesidades impuestas por la materia de que está hecha y la manera cómo se hace; el mundo de los pensamientos y de los sentimientos que mueven y conmueven al artista y a los que intenta dar cuerpo[7]". Me gusta esta escueta descripción que hace René Huyghe, sobretodo lo de "el mundo de los pensamientos y de los sentimientos que mueven y conmueven al artista y a los que intenta dar cuerpo"[8]. Yo creo que ahí nace la fantasía personal.

No todo el arte es exactamente igual a la realidad observada por el artista. Esa realidad la configura en su mente junto a sus pensamientos y sentimientos, utiliza y mezcla materiales y objetos, que teóricamente no ligarían entre sí... De ahí puede aparecer una obra de arte.  

 

El Arte, ¿sinónimo de Belleza?

"<<Bello>> -al igual que <<gracioso>>, <<bonito>>, o bien <<sublime>>, <<maravilloso>>, <<soberbio>> y expresiones similares- es un adjetivo que utilizamos a menudo para calificar una cosa que nos gusta. En este sentido, parece que ser bello equivale a ser bueno y, de hecho, en distintas épocas históricas se ha establecido un estrecho vínculo entre lo Bello y lo Bueno[9].  Es verdad que la belleza, ha estado y está, unida al arte, pero no siempre ha habido los mismos cánones. La belleza en el arte ha ido evolucionando con la historia.

 

Pero volviendo a lo que decía  U. Eco, aunque parezca que la belleza sea un sinónimo de bueno,  estos dos conceptos no tienen que ir, irremediablemente, ligados entre sí.  Tampoco todas las obras de arte tienen como objetivo el exaltar la belleza. Como ejemplo señalaré  El grito de Edward Munch (1863-1944), quizás refleje su vida atormentada, pero nunca pretendió pintar un cuadro rebosante de belleza.

Continuo citando a Huyghe: "Dicho de otro modo, explicará el arte, actividad creadora en la búsqueda de su término, pero este término, que es, cuando el esfuerzo ha sido alcanzado, lo Bello, escapa en su esencia a todo comentario; sólo se siente. El arte es una actividad creadora, lo Bello es una creación"[10] Lo que sí es verdad es que son muchos  los artistas que han buscado transmitir su visión particular sobre la belleza, según las modas y costumbres que de cada época, e incluso, en algunas épocas, se exigía que las obras fuera sinónimo de belleza, rozando lo sublime.

Creo que en todas las obras de arte reside la belleza, aunque aparentemente esté oculta, que solo el ojo del observador puede hallar.

 

Pili Egea

 

[1] Gombrich, E. H.  La historia del arte. (16 Ed. bolsillo). Phaidon. 

[2] Huyghe, René. El arte, su naturaleza y su historia. El arte y el hombre. (vol. I).  Planeta

[3] Focillon, Henri. La vida de las formas y elogio de la mano. Xarait Ediciones. 

[4]  Huyghe, René.  El arte, su naturaleza y su historia.  El arte y el hombre. (vol. I). Planeta

[5] Huyghe, René. El arte, su naturaleza y su historia. El arte y el hombre. (vol. I).  Planeta

[6] Huyghe, René. El arte, su naturaleza y su historia. El arte y el hombre.  (vol. I). Planeta

[7] Huyghe, René. El arte, su naturaleza y su historia. El arte y el hombre. (vol. I).  Planeta

[8] Huyghe, René.  El arte, su naturaleza y su historia. El arte y el hombre. (vol. I). Planeta

[9] Eco, Umberto.  Introducción. A: Eco, Umberto. Historia de la belleza. Random House Mondadori.

[10] [10] Huyghe, René. El arte, su naturaleza y su historia. El arte y el hombre.  (vol. I). Planeta

El Arte, Naturaleza
y su Historia

18403205_1323839210997472_43831241992179