• Pili Egea

Hay un hombre de las estrellas esperando en el cielo.



El 8 de enero de 1947, vino al mundo David Robert Haywood Jones. Lo primero que vio fue el cielo de la noche londinense. Verdaderamente le marcó ese 8 al niño pues que su trayectoria artística fue tan exitosa como la de Elvis Presley, otra estrella, que había nacido el mismo día doce años antes. Pasó su infancia jugando en las ruinas que habían provocado los bombardeos alemanes. Imaginar galaxias, formar estrellas, crear mundos entre las ruinas, ayudó a proyectar el ser creativo que fue en el futuro. Los biógrafos cuentan que Bowie tenía un amigo imaginario llamado Z. Este niño provenía de otro planeta para compartir sus experiencias galácticas con el cantante. Supongo que Z le mostró a Bowie como ser un buen amante del espacio; el Starman más famoso que años después despegó a la velocidad del rayo. Sus aventuras intergalácticas la compaginaba con la música. Como la familia poseía un tocadiscos, el joven pasaba horas disfrutando de la música, a la vez que educaba su voz en el coro de la iglesia. A los trece años empezó a recibir clases de saxofón.


A los dieciséis años perteneció a un grupo musical, George and the Dragons, a continuación se integró en un par de conjuntos musicales más, que no tuvieron relevancia en su carrera, pero le ayudaron a conocer el mundo del espectáculo. Con su cuarto grupo cambió su nombre por el artístico de David Bowie, aconsejado por su representante, ya que el cantante de The Monkees se llamaba Davy Jones y podía ocasionar confusiones. En el año 1967 publicó su primer LP en solitario titulado David Bowie.

Posiblemente, las transformaciones camaleónicas, las sucesivas mutaciones y sus varios álter ego, se los debiera a las vivencias de la esquizofrenia que sufría su hermanastro, al que adoraba, Terence Guy. La diferencia entre las pupilas de sus ojos, a causa de una pelea en su adolescencia, reforzó todavía más la figura andrógina y provocativa que ayudó a engendrar un personaje tan icónico como David Bowie.


Respaldado por la transgresión, las excentricidades y su continua creación de personajes, la carrera de David Bowie empezó a despejar al igual que un cohete en misión espacial. Cuanto más se elevaba, más se hundía en el mundo oscuro de las adicciones. Sin embargo, en aquella época, el cantante se convierte en toda una estrella de la música psidodélica y el punk. La música de David Bowie creaba una atmósfera futurista, obsesiva y espiritual, pero, al mismo tiempo, con guiños en dirección al rock y al pop, aunque su música y su estética evolucionó a lo largo de los años. Incluso llegó a influenciarse por la literatura de la novela ”1984” de George Orwell, prototipos del declive de una sociedad vestida de modernidad.


Su imparable carrera musical le regala éxitos mundialmente conocidos como el que grabó en el año 1969, Man of Words/Man of Music, en el que se incluía el single “Space Oddity” (se publicó coincidiendo con lanzamiento de Apolo 11), unas de sus canciones más míticas junto con “Starman”, “Heroes”, “Ashes to ashes”, “Fame” o “Let’s dance” con el que logró el disco de platino han marcado un hito a varias generaciones de la historia de la música contemporánea. En el 2014, con el álbum “The next day” David Bowie se despedía de su trayectoria artística.


En su polifacética carrera en el cine, Bowie protagonizó diversos papeles en películas tan relevantes como “El retrato de Dorian Grey”, la película bélica “Merry Christmas, Mr. Lawrence” o la fantástica “Dentro del laberinto” entre otras muchas.


Su estabilidad sentimental fue iluminada por su verdadero amor, la modelo somalí Iman. Mujer que alejó a David Bowie de los excesos de sus múltiples etapas. La pareja contrajo matrimonio en 1992, tuvieron una hija llamada Alexandria que junto con Duncan, el hijo del cantante que tuvo con otra mujer en la década de los 70, consiguieron una buena armonía familiar que solo se rompió el fatal 10 de enero de 2016, cuando David Bowie fallecía edad de 69 años víctima de un cáncer de pulmón.


There's a starman waiting in the sky He'd like to come and meet us But he thinks he'd blow our minds There's a starman waiting in the sky He's told us not to blow it Because he knows it's all worthwhile


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
18403205_1323839210997472_43831241992179