• Pili Egea

Libros que no se olvidan. Un homenaje a Carlos Ruiz Zafón



“Todavía recuerdo aquel amanecer en que mi padre me llevó por primera vez a visitar el Cementerio de los Libros Olvidados. Desgranaban los primeros días del verano de 1945 y caminábamos por las calles de una Barcelona atrapada bajo cielos de ceniza y un sol de vapor que se derramaba sobre la Rambla de Santa Mónica en una guirnalda de cobre líquido.

—Daniel, lo que vas a ver hoy no se lo puedes contar a nadie —advirtió mi padre—. Ni a tu amigo Tomás. A nadie.

—¿Ni siquiera a mamá? —inquirí yo, a media voz.

Mi padre suspiró, amparado en aquella sonrisa triste que le perseguía como una sombra por la vida.

—Claro que sí —respondió cabizbajo—. Con ella no tenemos secretos. A ella puedes contárselo todo”.


Nunca olvidaré la sensación que me produjo el leer este párrafo por primera vez, ni la segunda ni la tercera… Sin saberlo me adentraba en una novela fascinante y altamente adictiva. De aquellos libros que, aunque cierres las tapas, sus historias siguen acariciando el alma. La Sombra del Viento es mezcla de entusiasmo y melancolía a partes iguales. Tan significativa fue la reacción de sus primeros lectores que no le hizo ninguna falta promoción para que fuese un bestseller. El boca-oreja ayudó a que en la actualidad sea la novela mas leída, en lengua castellana, después de Don Quijote de la Mancha.

Con una narración culta y depurada, Carlos Ruiz Zafón supo atraer y sumergir al público en una Barcelona de niebla y latente de secretos… De la misma manera, supo cautivar al ministro de Asuntos Exteriores alemán, Joschka Fischer, al confesar en un programa de televisión que durante un día y medio estuvo enganchado a la novela.


En la Cueva del Dragón, como llamaba Carlos Ruiz Zafón a su estudio, junto a su gran colección de dragones nació La Sombra del Viento y las tres siguientes novelas que forman la tetralogía del Cementerio de los Libros Olvidados: El Juego del Ángel, El Prisionero del Cielo y El Laberinto de los Espíritus en los que se recrea una Barcelona de posguerra dentro de una atmósfera mágica y misteriosa envuelta en libros y sucesos intrigantes… Un escenario donde luces y sombras se unen a unos personajes conmovedores e inolvidables. Todos estos ingredientes van acompañados de una BSO. Ruiz Zafón compuso e interpretó la música de La Sombra de Viento, El Juego del Ángel (2008) y El Prisionero del Cielo (2011), que al igual que en las buenas películas, armonizan las aventuras de los personajes. Con la novela El Laberinto de los Espíritus (2016) puso punto final a una trama cíclica que empezó en el año 2001. Los libros de Carlos Ruiz Zafón han sido traducidos a mas de 50 idiomas.


El pasado 19 de junio, el autor del Cementerio de los Libros Olvidados murió víctima de un cáncer de colón a los 55 años que le diagnosticaron en el 2018. Vivió su infancia y juventud en Barcelona, donde sus novelas están ambientadas, compatibilizó su carrera de publicista con la literatura infantil y juvenil con la que consiguió el Premio Literario Edebe. De este modo, aprovechó para cumplir el sueño de instalarse en Los Ángeles, Estados Unidos. Allí trabajó de guionista y escritor.

Ahora que te fuiste, viudos de tus historias, de tus personajes… Ahora que Daniel, Fermín, David, Isaac, Isabella, Julián, Bea se han quedado huérfanos, no nos queda otra opción que partir en tu búsqueda. Caminaremos por el laberinto de callejuelas del Barrio Gótico de Barcelona… Un laberinto de callejones, esquinas y sueños. Un laberinto que nos llevará hacia el Cementerio de los Libros Olvidados. Ese laberinto que siempre nos guiará hacia a ti, Carlos.


#CarlosRuizZafón #escritor #Elcementeriodeloslibrosolvidados

82 vistas
18403205_1323839210997472_43831241992179